viernes, 30 de mayo de 2008

Un cuento corto

Después del holocausto nuclear, la Humanidad regresa poco menos que a la edad de piedra. Los supervivientes se reúnen y comienzan a organizarse para poner en marcha la civilización. “A ver -dice un antiguo director de Recursos Humanos que, como tal, se cree investido de una autoridad especial-, que levanten la mano los que antes del desastre eran agricultores”. Y pone a quienes la levantan a cultivar los campos. Sucesivamente pregunta por pescadores, pastores, albañiles, médicos, químicos, policías, bomberos... y a todos ellos los reincorpora a sus antiguos oficios. Entonces me ve y me pregunta: “¿A qué te dedicabas tú?”. “Era consultor de Comunicación y Relaciones Públicas -respondo-. Asesoraba a empresas para posicionarlas en el mercado según la percepción que desearan o necesitaran en el mismo”. “Ah, muy bien -dice-. ¿Te importaría ponerte a un lado?”

8 comentarios:

IVAN REGUERA dijo...

Sé que te va a parecer un mariconada, pero yo, omitiendo que soy publicista, diría que soy dibujante y escritor.

Y entonces, como Tony Curtis en Espartaco, animaría a los currantes con mis cuentos y mis caricaturas.

(Sube la orquesta)

Niananinonaaaa.....

Otis Driftwood dijo...

Había pensado incluir en la lista a escritores, músicos, pintores... a artistas en general, pero en una segunda fase. Las prioridades serían el alojamiento, la alimentación, la salud y la protección, ¿no? Los comunicadores-relaciones-públicas iríamos al final de la cola, junto a publicistas, agentes de bolsa, diseñadores de alta costura y fauna similar.

IVAN REGUERA dijo...

Más: notarios, concejales, ministros de cultura, productores de cine españoles, "animadores culturales", presidentes de fundaciones, ejecutivos del Real Madrid, Javier Madrazo...

Otis Driftwood dijo...

Hombre, Javier Madrazo habría perecido en el holocausto mientras intentaba dialogar con los violentos...

Cuatro más así a bote pronto: funcionarios del departamento andaluz de promoción del flamenco, psicopedagogos, azafatas de congresos y Ferrán Adriá.

Versión08 dijo...

A los abogados que sobrevivieran los pondría a perseguir a las cucarachas ( el único animal que todo el mundo sabe que el holocausto le chupa un pie). Sólo puede quedar uno de los dos grupos en el nuevo mundo.
¿Los funcionarios de Justicia en qué puesto nos quedamos? ¿cabe la posibilidad de ascender por concurso-oposición? ¿o por promoción interna?

Princesa de ésto y lo otro dijo...

Lo de los ejecutivos de comunicación a mi también me cuesta. Es que no sé lo que hacen. Eso sí, cobran muy bien, que yo tengo una amiga que es de eso.

Otis Driftwood dijo...

Prince, no sé si mucho o poco, pero por lo menos yo cobro mejor que cuando trabajaba de periodista, época de mi vida en la que tenía tres empleos diferentes en otros tantos medios para llegar a fin de mes. Y ya puestos, creo que los periodistas tampoco tendrían mucho que aportar tras el holocausto... ejem... como los funcionarios de Justicia.

Princesa de ésto y lo otro dijo...

Pues anda que yo...